La II Guerra Púnica

Antecedentes de la guerra

Introducción a Cartago

Cartago, se trató de una república establecida por fenicios refugiados en la costa norte de África, en la región del actual Túnez.

Su civilización se basaba en el comercio con los demás pueblos del Mediterráneo, por consiguiente, poseía la mayor riqueza económica de todas las civilizaciones del Mediterráneo Occidental. Además, debido a su carácter comercial, los cartagineses poseían una gran flota, sin embargo, su ejército no era tan poderoso y dependían de mercenarios de otras naciones para sus campañas militares, lo cual se podían permitir debido a su potencial económico.

Introducción a Roma

Roma, que inició siendo una monarquía, se encontraba en el siglo III a.C en su época republicana. Este período de la historia romana es de búsqueda de expansión territorial y dominio, y contaba con un gran ejército.

Tras sus victorias sobre etruscos y samnitas (tribus latinas) e insubres y vénetos (tribus celtas) en la península Itálica, así como la defensa de sus territorios contra el Rey Pirro de Epiro (reino helénico en las costas del mar Adriático), Roma estaba preparada para avanzar más allá de la península donde había nacido.


I Guerra Púnica

Esta fue la primera de las tres guerras que enfrentarían a cartagineses y romanos, y duró 23 años, desde el 264 al 241 a. C.

Como se ha mencionado, Roma buscaba expandirse más allá de Italia, y Cartago suponía una grave amenaza para esas aspiraciones.

El escenario del conflicto tendrá lugar en Sicilia mayormente, tras la petición de ayuda por parte de la ciudad estado griega de Siracusa a la república romana y será una guerra esencialmente naval.

La guerra resultó finalmente en una victoria romana, lo que hace que tengamos que admirar la habilidad de los romanos en la guerra, quienes prácticamente jamás habían combatido en el mar, y sin embargo, lograron derrotar a una civilización especializada en el ámbito naval como era Cartago. 

Vídeo introductorio

 

Actividad verdadero o falso

  • Romanos y cartagineses ya habían combatido antes de la II Guerra Púnica
  • Cartago era una potencia esencialmente terrestre
  • Roma había conseguido dominar la península itálica antes de la II Guerra Púnica
  • Siracusa pidió ayuda a Roma contra Cartago
  • El rey Pirro de los etruscos atacó Roma
  • La I Guerra Púnica fue esencialmente terrestre
  • Roma tenía una gran experiencia naval antes de la I Guerra Púnica

El ataque Cartaginés

Aníbal Avanza

Tras la caída de Sagunto a finales del 219 a. C, Aníbal, decidió avanzar con la totalidad de su ejército; 100.000 soldados conformados por soldados cartagineses, númidas e íberos, así como un contingente de elefantes de guerra africanos, al corazón de Italia.

Tras cruzar el río Ebro y los Pirineos llegó a la Galia, donde reclutó a gran cantidad de guerreros de las distintas tribus celtas que se le unían a su paso.

Los romanos ya se encontraban esperando a Aníbal a través de la única puerta a la península, la costa de la actual Génova, sin embargo, Aníbal realizó una de las mayores hazañas militares en la historia al cruzar a Italia por los Alpes en el invierno del año 218, cogiendo por sorpresa a los romanos e introduciendo el terror en sus corazones al haber hecho lo imposible.

¿De qué pueblos procedían las tropas de Aníbal?

El genio militar de Aníbal

El avance del general cartaginés resulta ser imparable, obteniendo claras victorias sobre Roma en Trebia (218 a. C) y en el Lago Tresimeno (217a. C)

En Roma cunde el pánico y se crea el mayor ejército en la historia de la república, 16 legiones, un total de 87.000 soldados, que se enfrentarían a los 40.000 de los que Aníbal disponía en ese momento. La derrota era algo impensable para los romanos.

En el verano del 216 a. C ambos ejércitos se encontraron en el campo de batalla. Los romanos, seguros de su victoria decidieron avanzar con la totalidad de sus fuerzas en formación muy cerrada, formando un martillo que arrasaría todo cuanto encontrase a su paso. Únicamente la caballería de équites romana protegía los flancos.

Aníbal, por otro lado, había dispuesto sus tropas en una formación más amplia. Los mercenarios íberos y galos, sus tropas más prescindibles, se encontraban en el centro y tendrían que soportar el ataque principal romano. En los flancos se encontraba la élite del ejército cartaginés; los piqueros africanos y la caballería númida.

Los mercenarios del centro apenas pudieron contener a los romanos y fueron retrocediendo. Al mismo tiempo, la caballería romana pronto fue destruida por los numidas, que se situaron a continuación tras el ejército romano. La retirada progresiva del centro cartaginés permitió que los piqueros africanos se situaran en los flancos de los romanos.

La estrategia de Aníbal había sido revelada. Consiguió rodear a un ejército que lo duplicaba en número. Lo que siguió a continuación fue una auténtica masacre, al verse los romanos incapaces de maniobrar y su número y formación cerrada se volvió en su contra.

La batalla de Cannas, resultó en uno de los mayores desastres de la historia militar romana. 70.000 romanos perecieron en el campo de batalla, mientras que Aníbal perdió únicamente 6.000 soldados, en su mayoría mercenarios.

Esta batalla sigue siendo estudiada hoy en día en las academias militares como una de la mayores genialidades en la historia.

¿Cuál fue la genialidad de Aníbal que le permitió la victoria sobre Roma?

  • Dividir el ejército romano con una carga en cuña de la caballería numida.
  • Rodear el ejército romano al retirar el centro y atacar por los flancos y retaguardia.

Aníbal a las puertas

Aníbal llegó a pocos kilómetros del centro del mundo romano, sin embargo, en la hora decisiva, el senado cartaginés le denegó la ayuda que necesitaba para el asedio final. Probablemente el motivo fue una conjura contra la familia Barca, la cual tenía mucho poder en Hispania, pero no tanto en Cartago.

Incapaz de asediar Roma, pero demasiado poderoso para que los romanos le derrotaran en campo abierto, Aníbal comenzó una campaña para asegurar el resto de ciudades romanas de la península, lo cual dio tiempo a los romanos. Para el 211 a. C, Roma se había recuperado y había ideado una nueva estrategia

Ordena cronológicamente los hechos de la campaña de Aníbal

  • Destrucción de Sagunto
  • Aníbal llega a la Galia
  • Aníbal cruza los Alpes
  • Batalla del Lago Tresimeno
  • Batalla de Cannas
  • Negación por parte del Senado cartaginés a ayudar a Aníbal

La contraofensiva Romana

Escipión en Hispania

En el año 209 a. C, Roma inicia su estrategia. Hispania era la fuente de recursos de Cartago, por lo que tenía que ser conquistada antes de dar el golpe definitivo.

Se decidió enviar a un joven general, Publio Cornelio Escipión, que más tarde sería conocido como el Africano a Tarraco (actual Tarragona), único territorio en la península controlado por los romanos para iniciar una campaña en tierras cartaginesas

Aníbal, mientras tanto se encontraba en la ciudad de Capua, al sur de Roma, esperando refuerzos de su hermano Asdrúbal, que se encontraba en Hispania. Asdrúbal y su ejército fueron derrotados por los romanos durante la marcha en territorio galo. Aníbal se encontraba ahora totalmente aislado en Italia y esperanzas de recibir ayuda.

El ataque de Escipión

En el mismo año 209 a. C, Escipión a marchas forzadas consigue en sólo siete días hacer avanzar su ejército desde Tarraco hasta la capital cartaginesa en Hispania, Cartago Nova (actual Cartagena).

La ciudad poseía unos imponentes muros y estaba protegida por una bahía. Esto hacía que cualquier asedio resultase largo y muy complicado; sin embargo, Escipión la misma noche de su llegada a la ciudad, mandó un ataque combinado por tierra y mar que cogió por sorpresa a los defensores cartagineses.

A la mañana, la ciudad se encontraba en manos romanas, y el poder cartaginés en la península se tambaleaba.

Tras una rápida campaña, en el año 206 a. C. la totalidad del territorio cartaginés en la península era ahora romano. Sólo quedaba asestar el golpe final a Cartago en su hogar, África.

¿Dónde desembarcó Escipión en Hispania?

  • Tarraco
  • Cartago Nova
  • Capua
  • Sagunto

Invasión romana de África

En el año 204 a. C. Escipión desembarca en África y encuentra un aliado que sería fundamental para la caída de Cartago; Masinisa, rey de la Numidia Oriental decide pasar al bando romano. Esto hará que la balanza se decante claramente en favor de éstos.

Tras una campaña que despojó a Cartago de todas sus posesiones en el norte de África, únicamente la ciudad resistía ante los romanos. Advertido de la situación, Aníbal construyó una flota en Capua y desembarcó en África.

Batalla de Zama y fin de la guerra

Finalmente, en el año 202 a. C. los mayores generales de su tiempo se encontraron cara a cara en la llanura de Zama.

Ambas fuerzas contaban con aproximadamente 40.000 soldados en total. Aníbal además contaba con 80 elefantes de guerra africanos.

La batalla comenzó con la carga de los elefantes, la cual se esperaba sería devastadora, rompería las filas romanas y permitiría a la infantería cartaginesa atacar fácilmente. Sin embargo, Escipión hizo sonar al mismo tiempo todos los instrumentos de los cuales contaba el ejército, provocando que la mayoría de los animales huyeran aterrados.

El choque de la infantería fue igualado y durante mucho tiempo no se decantó hacia ningún bando. Finalmente, la tercera fila de soldados romanos, los triarii. consiguieron la victoria.

Cabe destacar que durante la batalla, Escipión y Aníbal entablaron combate personal, provocando el último una herida de espada en el muslo del romano.

Fue la primera derrota de Aníbal en el campo de batalla y la que provocó la casi total caída de Cartago. El general cartaginés huyó y se refugió en el reino de Armenia.

Ordena cronológicamente

  • Desembarco de Escipión en Tarraco
  • Caída de Cartago Nova
  • Invasión romana de África
  • Desembarco de Aníbal en África
  • Batalla de Zama
  • Caída de Cartago

Consecuencias de la II Guerra Púnica

El ascenso de Roma y la caída de Cartago

La II Guerra Púnica convirtió a Roma en la potencia dominante del Mediterráneo Occidental y así continuaría hasta su caída definitiva en el año 476 d. C. Los territorios de Hispania, fueron anexionados por Roma, y dieron origen al sistema de provincias romano que posteriormente mantendría todo su Imperio.

Cartago por otro lado, se convertiría en un estado vasallo de Roma hasta su destrucción en la III Guerra Púnica (149 - 146 a. C.) Aún tras su desaparición, el pueblo cartaginés seguiría siendo recordado en Roma como el gran enemigo que prácticamente consigue acabar con su civilización.

Por otro lado, Escipión, apodado de aquí en adelante como el Africano, se convirtió en uno de los mayores generales en la historia romana. Aníbal, huyó, y comenzó a servir como general al servicio de diversos reyes, hasta que encontró un lugar en el Imperio Seleúcida.

Ambos generales volverían a encontrarse muchos años después en la batalla de Magnesia (190 a. C.), en el conflicto que enfrentó a romanos y seleúcidas.