Trabajo en Equipo

Este curso brinda un conocimiento generalizado sobre el trabajo en equipo y todos sus componentes, con el objetivo de poder ayudar de elevar el nivel de preparación profesional.

 

Introducción al Curso

Introducción al Curso

Trabajo en Equipo

¿Qué es el trabajo en equipo?

¿Qué es el trabajo en equipo?

El trabajo en equipo implica un grupo de personas trabajando de manera coordinada en la ejecución de un proyecto.

El equipo responde del resultado final y no cada uno de sus miembros de forma independiente.

Cada miembro está especializado en una área determinada que afecta al proyecto.

Cada miembro del equipo es responsable de un cometido y sólo si todos ellos cumplen su función será posible sacar el proyecto adelante.

El trabajo en equipo no es simplemente la suma de aportaciones individuales.

Un grupo de personas trabajando juntas en la misma materia, pero sin ninguna coordinación entre ellos, en la que cada uno realiza su trabajo de forma individual y sin que le afecte el trabajo del resto de compañeros, no forma un equipo.

Por ejemplo, un grupo de dependientes de un gran almacén, cada uno responsable de su sector, no forman un equipo de trabajo.

Un equipo médico en una sala de operaciones (cirujano, anestesista, especialista cardiovascular, enfermeras, etc.) sí forman un equipo de trabajo. Cada miembro de este equipo va a realizar un cometido específico; el de todos ellos es fundamental para que la operación resulte exitosa y para ello sus actuaciones han de estar coordinadas.

El trabajo en equipo se basa en las "5 c":

Complementariedad: cada miembro domina una parcela determinada del proyecto. Todas estos conocimientos son necesarios para sacar el trabajo adelante.

Coordinación: el grupo de profesionales, con un líder a la cabeza, debe actuar de forma organizada con vista a sacar el proyecto adelante.

Comunicación: el trabajo en equipo exige una comunicación abierta entre todos sus miembros, esencial para poder coordinar las distintas actuaciones individuales.

El equipo funciona como una maquinaria con diversos engranajes; todos deben funcionar a la perfección, si uno falla el equipo fracasa.

Confianza: cada persona confía en el buen hacer del resto de sus compañeros. Esta confianza le lleva a aceptar anteponer el éxito del equipo al propio lucimiento personal.

Cada miembro trata de aportar lo mejor de si mismo, no buscando destacar entre sus compañeros sino porque confía en que estos harán lo mismo; sabe que éste es el único modo de que el equipo pueda lograr su objetivo.

Por ejemplo, en una operación de transplante todos los especialistas que intervienen lo hacen buscando el éxito de la operación. El cirujano no busca su lucimiento personal sino el buen hacer del equipo. Además, si la operación fracasa poco va a valer que su actuación particular haya sido exitosa.

Compromiso: cada miembro se compromete a aportar lo mejor de si mismo, a poner todo su empeño en sacar el trabajo adelante.

La organización (empresa, universidad, hospital, etc) asigna a un equipo la realización de un proyecto determinado: El equipo recibe un cometido determinado, pero suele disponer de autonomía para planificarse, para estructurar el trabajo.

El equipo responde de los resultados obtenidos pero goza de libertad para organizarse como considere más conveniente. Dentro de ciertos márgenes el equipo tomará sus propias decisiones sin tener que estar permanentemente solicitando autorización a los estamentos superiores.

Ejemplos de trabajo en equipo:

Ante la sustitución de diversas monedas europeas por el euro en el año 2000, las entidades financieras formaron equipos de trabajo encargados de dirigir todo este complicado proceso. En él se integraron especialistas de diversas ramas (negocio puramente bancario, informáticos, auditores, juristas, especialistas de organización y marketing, etc.). La misión de estos equipos era coordinar todo este proceso de cambio que afectaba a aspectos muy diversos de la actividad bancaria.

Las consultoras funcionan con equipos de trabajo; cuando acometen un proyecto constituyen un equipo al frente del cual hay un jefe o coordinador y en el que se integran especialistas de las áreas implicadas (informáticos, economistas, fiscalistas, etc.). En su desempeño no cuenta el buen trabajo individual de cada uno de ellos, sino la labor del equipo en su conjunto.

Un equipo de fútbol puede ser el paradigma del trabajo en equipo.

¿Cuáles son las 5 C´s bases del trabajo en equipo?

  • Coordinación
  • Comunicación
  • Compañerismo
  • Confianza
  • Compromiso
  • Complementariedad
  • Colaboración

Equipo de Trabajo y Grupo de Trabajo

Diferencias entre equipo de trabajo y grupo de trabajo

Diferencias entre equipo de trabajo y grupo de trabajo

Aunque ya se mencionaron en la lección anterior algunas diferencias entre grupo de trabajo y equipo de trabajo vamos a tratar ahora de precisarlas:

Grupo de trabajo es un conjunto de personas que realizan dentro de una organización una labor similar.

Suelen estar próximas físicamente, tienen un mismo jefe, realizan el mismo tipo de trabajo pero son autónomos, no dependen del trabajo de sus compañeros: cada uno realiza su trabajo y responde individualmente del mismo.

Por ejemplo, en un hospital los anestesistas forman un grupo de trabajo: realizan la misma actividad, tienen un jefe común (el jefe de sección), pero cada uno responde de su trabajo (la labor de un anestesista no depende de la de sus compañeros).

Puede que un anestesista realice una labor fantástica mientras que el departamento en su conjunto sea un auténtico desastre.

Las diferencias entre equipo de trabajo y grupo de trabajo son importantes:

El equipo de trabajo responde en su conjunto del trabajo realizado mientras que en el grupo de trabajo cada persona responde individualmente.

En el grupo de trabajo sus miembros tienen formación similar y realizan el mismo tipo de trabajo (no son complementarios). En el equipo de trabajo cada miembro domina una faceta determinada y realiza una parte concreta del proyecto (sí son complementarios).

En el grupo de trabajo cada persona puede tener una manera particular de funcionar, mientras que en el equipo es necesario la coordinación, lo que va a exigir establecer unos estándares comunes de actuación (rapidez de respuesta, eficacia, precisión, dedicación, etc.).

En el equipo de trabajo es fundamental la cohesión, hay una estrecha colaboración entre sus miembros. Ésto no tiene por qué ocurrir en el grupo de trabajo.

El grupo de trabajo se estructura por niveles jerárquicos. En el equipo de trabajo en cambio las jerarquías se diluyen: hay un jefe de equipo con una serie de colaboradores, elegidos en función de sus conocimientos, y que funcionan dentro del equipo en pie de igualdad aunque sus categorías laborales puedan ser muy diferentes.

Por ejemplo, una entidad financiera española constituyó un equipo de trabajo para analizar una oportunidad de inversión en el extranjero.

Formaban parte de este equipo desde subdirectores generales hasta empleados de reciente incorporación, especialistas en determinadas materias. Dentro del equipo todos funcionaban al mismo nivel, no había distinciones jerárquicas.


Las 7 diferencias entre el equipo de trabajo y el grupo de trabajo

Enunciados

  • En un equipo de trabajo es fundamental la distinción por jerarquías
  • En el equipo de trabajo es fundamental la cohesión, hay una estrecha colaboración entre sus miembros.

Esquema Comparativo

Equipos Eficaces

¿Cómo trabajan los equipos eficaces?

Los equipos de trabajo eficaces tienen un proceso bien definido de trabajo basado en cuatro factores: Objetivos comunes, comunicación, coordinación y ritmo.

  • Los objetivos comunes son indispensables para que todo el equipo tenga una visión compartida. A diferencia del trabajo en grupo en el que es el líder quién impone estos objetivos, en los equipos de trabajo estos objetivos se establecen de manera consensuada para que sean lo más útiles posible.
  • La comunicación es el lubricante necesario para que el trabajo en equipo funcione. En las empresas es vital que la información fluya no sólo dentro de sus equipos sino incluso entre los propios equipos. Sin una buena comunicación será casi imposible que un equipo obtenga los resultados esperados. Grandes empresas como General Motors han caído precisamente por la falta de comunicación.
  • La coordinación es el siguiente nivel a la comunicación. En los equipos de trabajo la coordinación es necesaria para que la comunicación no se quede únicamente en palabras. Las tareas de coordinación como la toma de decisiones, la gestión de recursos o la creación de tareas son las que le dan fuerza al equipo para que trabajo alineado.
  • El ritmo es quizás el factor más olvidado en los equipos de trabajo. De nada sirve comunicarse o coordinarse de vez en cuando y a destiempo cuando surgen problemas y se necesitan soluciones inmediatas. El ritmo de comunicación, coordinación y revisión de objetivos tiene que tener una frecuencia; un equipo tiene que comunicarse tanto cuando hay problemas como cuando no los hay. De este modo será capaz de prevenir problemas o incluso discutir tendencias para innovar más rápido que la competencia.

Modelo y claves para construir equipos eficaces

La motivación será la clave del éxito del trabajo en equipo. Por ello es importante que los objetivos sean realistas e ilusionantes. Cuando un equipo es eficaz se producen sinergias, en las cuales la creatividad del grupo alimenta la creatividad individual.

Cada componente se responsabiliza de sus tareas y tiene autoridad para emprender acciones. Será importante que reciban la ayuda de la organización y que haya una buena integración y colaboración con otros departamentos. Muchas empresas están optando por dar toda la responsabilidad a sus empleados mediante la creación de equipos de autogestión.

Las reuniones de equipo ayudarán a cohesionar al grupo y permitirá conocer los avances y experiencias de los componentes, así como evaluar la eficacia y los problemas que puedan haber. También son un buen momento para hacer lluvias de ideas y para que los trabajadores expresen sus opiniones y seguir mejorando el proyecto.

La cohesión y el compromiso son claves para conseguir el éxito del trabajo en equipo. Las actividades o dinámicas complementarias fomentarán el compañerismo. Por ejemplo, se pueden celebrar cumpleaños, proyectar películas o organizar salidas o cenas.

En la gestión de equipos eficaces deben evitarse ciertas actitudes, como la división dentro del equipo o la búsqueda de la dominación. Se debe fomentar el respeto y evitar comentarios mordaces o las interrupciones a las compañeros. En un equipo eficaz todos los miembros aportarán algo y por ello no se deben subestimar las aportaciones de los compañeros.

Miembro ideal de un equipo de trabajo

Señalamos a continuación algunas de las características que debe presentar un miembro de un equipo de trabajo: Son cualidades que el jefe de equipo debe tratar de potenciar entre sus colaboradores.

Espíritu de equipo: debe dejar atrás su individualismo (algo que no resulta fácil) y anteponer el interés del equipo.

Hay que tener presente que el éxito de un equipo de trabajo no va a depender de la genialidad individual de cada uno de sus miembros sino de la coordinación de sus actividades, del saber apoyarse unos a otros.

Ocurre igual que en un equipo de fútbol donde el jugador debe anteponer el trabajo de equipo a su propio lucimiento personal.

No sólo debe manifestar este espíritu de equipo sino que tiene que intentar contagiarlo al resto de compañeros.

Colaborador: debe ser una persona dispuesta a ayudar a sus compañeros. No sólo cuando un compañero lo requiera, sino que debe estar atento a detectar posibles dificultades de algunos de ellos para ofrecer su apoyo.

Respetuoso: tanto con el jefe del equipo como con sus compañeros. Debe saber defender sus puntos de vista con firmeza pero sin menospreciar otras opiniones, manteniendo un trato exquisito, especialmente en los momentos de tensión y ante los fallos ajenos.

Buen carácter: una persona con la que resulte fácil trabajar, que contribuya a crear un buen ambiente de trabajo, que no genere conflictos y que si éstos surgen dentro del equipo se involucre para tratar de solucionarlos.

Leal: con la verdad por delante, sin segundas intenciones, cumpliendo su palabra, sin tratar de anteponer su beneficio personal al de los demás. Sus compañeros deben ver en él a una persona de palabra, de la que uno se puede fiar.

Asume responsabilidades: acepta sus obligaciones y responde de las mismas, sin tratar de esquivarlas. Cuando hay que dar la cara la da y cuando algo falla el acepta su parte de culpa.

Trabajador: ejemplo de dedicación, siempre dispuesto a asumir nuevas tareas; una persona que no intenta quitarse de en medio para que el trabajo recaiga en otro compañero.

Inconformista: busca permanentemente mejorar, tanto en su desempeño individual como en el del equipo, no se conforma con lo conseguido, entiende que el equipo tiene potencial para mucho más.

Equipos que no funcionan

A veces los equipos de trabajo no terminan de funcionar, en algunos casos incluso a pesar de haberse realizado una selección muy rigurosa de sus miembros.

Los motivos de este fracaso pueden ser numerosos.

Entre ellos se pueden mencionar los siguientes:

Falta de liderazgo: el jefe no organiza, no motiva, no empuja. En definitiva, no lidera.

Objetivo mal definido: esto origina que el equipo no sepa a qué atenerse, que se produzcan conflictos con otras áreas de la organización por invasión de competencias, que no se aborden temas que en cambio sí le corresponden.

Escasa comunicación: tanto dentro del equipo como con el resto de la organización.

La labor de un equipo exige ante todo coordinación: los miembros conocen en profundidad un ámbito determinado del proyecto pero les falta una visión global del mismo.

Poner todas estas piezas en orden, que vayan encajando, exige mucha comunicación entre todos los componentes del equipo. Sin comunicación la coordinación es imposible.

Desmotivación: se ofrece al equipo un proyecto muy interesante y al final la realidad resulta ser muy diferente, con trabajos rutinarios y de poca trascendencia.

Complejidad del proyecto: también puede ocurrir justamente lo contrario, que el trabajo asignado sea demasiado complejo y que el equipo no se encuentre preparado, no cuente con gente con la formación y experiencia necesarias.

En aquellos proyectos complejos, con un plazo de ejecución muy amplio, que presentan numerosas dificultades, donde no se aprecian avances, es muy posible que el equipo se termine desencantando.

De ahí la importancia de establecer metas intermedias que permita al equipo ilusionarse con su logro.

A veces al trabajo en equipo le falla el apoyo de la organización.

El equipo de trabajo se introduce como algo novedoso pero poco a poco va cayendo en el olvido, queda descolgado, sin un lugar determinado dentro de la estructura organizativa.

Algunos directivos se muestran reacios al trabajo en equipo. Por desconocimiento, porque no confían en su eficacia, porque le resta poder, porque temen que al tener que trabajar estrechamente con otros colegas queden al descubierto sus carencias.

Los proyectos iniciales pierden interés y el equipo va quedando sin cometido.

A veces lo que falla es la adaptación de la organización a esta nueva forma de organizar el trabajo.

Se potencian los equipos de trabajo pero al mismo tiempo se sigue manteniendo unos esquemas de evaluación y remuneración enfocados únicamente en el individuo.

Falta de reconocimiento: Si el proyecto exige a los miembros del equipo un fuerte sacrificio personal hay que compensarles económicamente.

Dificultades de relación dentro del equipo. Inicialmente sus miembros se encuentran ilusionados, con ganas de hacer, orgullosos de pertenecer al equipo, pero poco a poco este ambiente cordial se va deteriorando.

La tensión del trabajo, las diferentes personalidades de sus miembros (caracteres problemáticos, ambiciones, timideces, falta de tacto en el trato, etc.), los pequeños roces personales, etc, van enturbiando las relaciones.

El estrecho contacto personal que demanda el trabajo en equipo puede hacer que la atmósfera de trabajo se haga insoportable (miembros que no se dirigen la palabra, que se acusan de los fallos del proyecto, que se ocultan información, etc.).

La química personal entre los diferentes componentes va a determinar en muchos casos el éxito o fracaso de un equipo.

Lo que sí suele ocurrir es que cuando un equipo comienza funcionando mal termina fracasando, ya que resulta difícil corregir los vicios iniciales, especialmente a medida que va transcurriendo el tiempo.

De ahí la importancia de dar apoyo al equipo en los momentos iniciales para que se vaya soltando y vaya adquiriendo experiencia.

Hay que evitar que el equipo de trabajo se pueda estrellar tan sólo comenzar a funcionar, ya que el daño resultante puede ser difícil de superar.

Roles básicos en un equipo

Heading 1 text goes here

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industry's standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book.



Antes debe considerarse:

– El tamaño del grupo: La regla general para cualquier equipo de trabajo, es de cinco a 10 miembros.Para lograr la mayor cohesión del grupo, habrá que tener en cuenta tanto las diferencias culturales como técnicas.

– El perfil de la personas que seleccionemos para formar parte del grupo, deberán ser personas que estén motivadas y comprometidas con los objetivos y con la forma del trabajar del grupo.

– El equilibrio del grupo. En tercer lugar y no por ello menos importante, hay que formar un equipo de trabajo equilibrado, formado por miembros con experiencia, competentes y con un gran respeto entre ellos.

Pero la cuestión, a mi modo de ver más importante, para el éxito de un equipo de trabajo es el reparto de las funciones dentro del mismo. Siempre y cuando en un equipo de trabajo cada uno tenga muy claro su papel y lo realice de una forma correcta, ese equipo podrá funcionar; en el momento en el que entren en conflicto los papeles de cada miembro, las posibilidades de éxito del grupo se reducen mucho.

Podríamos distinguir tres grandes áreas de funciones dentro de un grupo:

– Funciones creativas: proponer ideas, sugerir, promover, generar entusiasmo, etc.

– Funciones prácticas: coordinar actividad del grupo, delegar tareas, mantener objetivos, llevar el equipo adelante, etc.

 Funciones aplicadas: controlar los progresos, calidad, mantener estructura, prestar atención a las necesidades individuales, etc.

8 roles básicos a definir en un equipo de trabajo

Esto quiere decir que tendremos que afinar mucho en la selección de los miembros del equipo en primer lugar, y en segundo lugar necesitaremos definir con mucha precisión ocho funciones básicas en cualquier equipo de trabajo.

1. El jefe de equipo: Coordina los esfuerzos de todos, es disciplinado, centrado y equilibrado. Habla, pero sobre todo, es capaz de escuchar a los demás.

2. El director de las tareas: En caso de que falte el jefe, el asumirá esa función. Su gran valor añadido es su impulso, su pasión por el trabajo, y su calidad para estimular acciones.

3. El creativo: es la fuente de ideas originales y de las propuestas. Es un miembro del grupo que necesita expresarse o si no es muy probable que desconecte y se aísle

.4. El evaluador: es una persona más analítica que el creativo. Suele estar menos comprometido, está un poco en la sombra, pero es muy necesario para el control de calidad.Es una persona de confianza pero puede resultar fría.

5. El Generador de recursos: Es el miembro más extrovertido del grupo, el más sociable, el que aporta contactos y desarrollos; pero no es una persona con gran iniciativa y por eso necesita del equipo.

6- El práctico: es el que transforma las ideas en realización de trabajos. Es metódico, es eficiente, no es un gran director, pero es un gran administrador.

7. El motivador: Es el “alma” del equipo, el que mantiene al grupo unido, da apoyo a los demás, les escucha,  infunde coraje al equipo; es una persona que no destaca mucho cuando está, pero se nota mucho cuando no está.

8. El rematador: en todo equipo de trabajo debe existir una persona que sea la que se ocupe por los tiempos, los objetivos; debe llevar a cabo un continuo seguimiento y comprobación de detalles; es un miembro importante pero no suele ser muy popular.

Heading 1 text goes here

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industry's standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book.

Técnicas: Trabajo en Equipo

Técnicas de trabajo en Equipo

Técnicas de trabajo en equipo

Fomentar la cohesión entre sus empleados, estudiantes o la organización mediante la aplicación de técnicas de motivación trabajo en equipo. Establecer herramientas de comunicación y confianza entre su grupo para que los grupos trabajen juntos hacia un objetivo común. individuos efectivo de trabajo en equipo, escuchar y apoyarse mutuamente. Ellos construyen ideas juntas, creando un resultado de gran alcance. .

Trabajar en conjunto

Realizar ejercicios con su grupo para alentar a las personas a trabajar juntos como un equipo. Los miembros del equipo deben escucharse unos a otros, compilar y hacer preguntas sobre el proyecto y desarrollar ideas de colaboración. El ejercicio la capacidad de su grupo a trabajar juntos mediante la asignación de una tarea que debe ser completado con el grupo.

Equipo de individuos en grupos de cuatro o más y dé a cada equipo una tarea oscura para completar. Por ejemplo, una tarea podría ser la de reunir una detallada juguete Lego. Retire las instrucciones del juguete, pero que cada equipo para mantener una imagen de lo que el juguete debe ser similar al montado. Dé a cada equipo de 30 minutos para crear el juguete.

Organización del Equipo

Los equipos eficaces están bien organizados. Ejercita tu músculo organización por tener los equipos a organizar una fiesta. Lanzar un partido es el ejemplo perfecto de organización del trabajo en equipo y también es divertido para todo el grupo.

Provee a cada equipo un tema del partido y un pequeño presupuesto. Corresponde al equipo decidir qué y cuando los artículos son necesarios. El equipo también estará a cargo de las invitaciones, actividades y juegos. Después de cada partido, analizar lo que todo el grupo le gustaba más la fiesta y lo que los miembros del grupo que mejorar. Identificar las formas específicas del grupo trabajaron conjuntamente para organizar la fiesta y por qué su estrategia funcionó o no funcionó.

Llenar los vacíos

¿Qué sucede cuando se tiene un proyecto en el que no tienen experiencia? Trabajo en equipo es eficaz para llenar los vacíos en los que no tienen un experto para realizar la tarea. Por ejemplo, algunas empresas utilizan el trabajo en equipo para ejecutar estrategias de marketing. Una persona desarrolle un concepto de comercialización, otra persona va a formar al personal en el concepto, mientras que otra persona va a escribir el texto y depositar anuncios.

Juega un juego de "Freaky Friday", con las personas una por la tarde. Por ejemplo, en un entorno de oficina enviar el departamento de marketing para trabajar en la contabilidad y el departamento de contabilidad para trabajar en servicio al cliente. Dé a cada departamento de una tarea para completar mientras se trabaja en el nuevo departamento. El equipo tendrá que trabajar juntos para lograr el éxito.

Reúnase con toda la organización después de los ejercicios se completan y discutir lo que cada equipo tuvo que hacer para terminar la tarea. Pida a cada equipo que haga una breve presentación acerca de cómo trabajaron juntos y cómo se conocieron los problemas dentro de la tarea que ellos no entendían.

Delegar responsabilidades de Gestión y Administración

Aunque algunas empresas o negocios emplean una estructura centralizada como base para su organización tradicional, se puede considerar más eficiente una unidad descentralizada moderna. Lo tradicional puede ser traicionero a causa de la vulnerabilidad y dependencia de personal altamente cualificado, debido a que brinda pocas oportunidades de crecimiento y esto ocasiona poca motivación del personal.

Una unidad descentralizada moderna ayuda a aprovechar el potencial de cada persona que labore dentro de la empresa o negocio, y que esta se sienta satisfecha con su rol en la empresa. Esta metodología anima a mover la administración o gestión fuera del equipo de trabajo o departamentos, sin embargo una descentralización no es funcional si es absoluta, es recomendable que haya siempre una unidad centralizada que gestione a las demás unidades.

Incentivar la comunicación

Un equipo de trabajo es conformado por personas, las cuales tienen carácter o humor diferente entre sí, esto puede desembocar en malas relaciones personales. Es por ello que se debe fomentar e incentivar la comunicación entre los miembros del equipo, porque una mejor relación fortalece los lazos personales y permite un mejor desempeño laboral.

Utilizar gestores de tareas

Gestionar las tareas del equipo de trabajo es uno de los pasos a seguir para lograr un buen desempeño de estos. A pesar que invertir para un mejor trabajo en equipo es lo que toda empresa o negocio debe hacer, hay herramientas gratuitas para organizar una empresa y pueden encontrarse fácilmente.

Entre ellas se pueden mencionar: Trello, Google Drive, Dropbox; las cuales, respectivamente, permiten tanto organizar las tareas a realizar, compartir información almacenada que se considera importante compartir y también contienen aplicaciones funcionales al momento de trabajar proyectos ya sea hojas de cálculo, presentaciones, etc.

Al mismo tiempo Expensify, puede ser útil al momento de gestionar los informes de gastos del equipo y con la ayuda de Wave se pueden contabilizar y facturar estos mismos. LiveMinutes, al igual que Hangout es bastante útil para conferencias virtuales, al mismo tiempo genera menos complicaciones y genera productividad.

Hacer uso de herramientas de comunicación en línea.

Aunque diariamente el equipo de trabajo se reúna para saber sus deberes y tareas o conocer alguna información novedosa, no está demás hacer uso de alguna plataforma para publicar cada cambio hecho o alguna novedad presentada en el negocio o empresa, de esta forma los miembros del equipo puedan tener toda esta información en un mismo lugar. La organización ante todo.

Implementar el uso de plataformas con las tecnologías de la empresa.

El utilizar gestores o herramientas para las diferentes tareas de la empresa u organización, junto con las diferentes tecnologías que posee la empresa puede provocar un mejor desempeño de las tareas por realizar en conjunto. Lo importante es facilitar el trabajo en equipo.

Innovar la gestión y administración.

Como empresa, negocio u organización es necesario que todo lo que se invierta tenga frutos, si se invierte en un excelente trabajo en equipo se obtendrá mayor productividad de parte de los integrantes del mismo y se evitará que el ambiente y la empresa misma sean monótonos o de baja motivación para el personal.

Video Lecciones : Seamos Gansos

¡Seamos Gansos!