Cocina básica para principiantes

Cocinar está más de moda que nunca, y prueba de ello es el gran número de programas dedicados a los fogones que inundan la televisión, así como la multitud de blogs y publicaciones digitales o tradicionales al respecto.

Ha llegado el momento de remangarse y dar los primeros pasos en esa estancia de la casa aún desconocida llamada cocina. Este curso trata los consejos básicos para apañárselas sin dificultades.

Primeros pasos

1. Antes de empezar

Cocinar no es tan difícil como puede parecer

Con un poco de práctica pronto os descubriréis desarrollando nuevas habilidades y adquiriendo más confianza en vuestras dotes culinarias. ¿No tienes ni idea de cocinar? ¿Ni siquiera batir un huevo? Mira este vídeo y responde a la pregunta..

¿Cómo se bate un huevo? Elige cuál es el movimiento correcto del tenedor.

2.1 Cómo comer sano, pirámide nutricional

A menudo por rutina,  malos hábitos o prisas tendemos a comer mal. Otras veces, simplemente no sabemos comer bien. Tan sólo hay que saber qué tipos de alimentos hay que comer con más o menos frecuencia y cuánta cantidad. Al principio puede parecer algo lioso, pero una vez que te acostumbres, te sentirás mucho mejor. Saber, que siempre tienes que priorizar en frutas y verduras a comer todos los días, y que los dulces y chocolates, sólo se comen ocasionalmente, por ejemplo.

Indica qué afirmaciones son correctas

¿Conoces las nociones básicas después de ver la pirámide?

La variedad, el equilibrio y la moderación en la cantidad (tamaño de las raciones) son principios básicos que favorecen una alimentación saludable, y por tanto el mantenimiento del peso corporal en niveles adecuados. 

  • La fruta y la verdura deben comerse a diario
  • La fruta y la verdura son opcionales en función de los gustos de cada uno
  • Beber refrescos y zumos naturales o envasados es una opción de hidratación correcta.
  • Beber agua a diario, entre 4 y 6 vasos, es vital para una hidratación correcta.
  • Se recomienda actividad física diaria: al menos una hora.
  • La actividad física puede reservarse para los fines de semana.
  • La bollería industrial y la comida precocinada o rápida son alternativas correctas en nuestra alimentación.
  • La bollería industrial y la comida precocinada o rápida han de desaparecer de nuestra dieta diaria.
  • El consumo de carne roja ha de ser inferior en frecuencia y cantidad a la de pescado y carnes blancas.
  • El consumo de carne roja es equivalente en frecuencia y cantidad a la de pescado y carnes blancas

2.2 A diario…

Frutas, verduras, pan, cereales, arroz, pasta (integrales) y lácteos desnatados. Todo eso sin contar con que hay que beber al menos 1,5 litros de agua diarios y hacer ejercicio al menos durante una hora.

2.3 Tres o cuatro veces por semana…

Carnes blancas, pescado y huevos. Debemos comer estos alimentos unas 3-4 veces alternando su consumo entre la carne y el pescado. Y en cuanto a los huevos, es aconsejable consumir 3 unidades máximo a la semana.

2.4 Ocasionalmente y sin abusar…

Grasas, dulces, embutidos, helados, chocolatinas, bebidas fermentadas y alcoholes.

Hay varias versiones de la pirámide, pero ¿cuál es la correcta?

3.1 Utensilios básicos de cocina

Antes de ponerte el delantal es necesario contar con algunos instrumentos básicos que te ayuden a realizar con éxito las recetas más sencillas. Deben estar siempre limpios y listos para funcionar.

En tu cocina no debe faltar:

  • Un juego de sartenes (de diferentes tamaños para freír y asar).
  • Un par de cacerolas (una plana y otra más honda y grande).
  • Un cazo, así como un par de tapaderas.
  • Si hay posibilidad, merece la pena invertir en una olla exprés, aunque no es imprescindible.

3.2 Además de ese menaje básico, es recomendable tener...

  • Una batidora (mejor comprar la que tiene diferentes velocidades y, si es posible, con la función de picadora).
  • Un buen juego de cuchillos, una tabla de cortar y unas tijeras de cocina.
  • Utensilios de madera (imprescindible tenedor, cucharón, espumadera y cacillo).
  • Un mortero, un rallador y un escurridor.
  • Un par de fuentes aptas para el horno.
  •  Vaso y cucharas medidoras, además de un peso de cocina para calcular bien las medidas indicadas en las recetas.

Para "hacer" hay que "usar"

Asocia correctamente cada verbo con su utensilio.

  • Cortar
    Cuchillos, tijeras y una tabla
  • Freír
    Juego de sartenes
  • Medir
    Vaso y cucharas medidoras
  • Pesar
    Peso de cocina

4.1 Técnicas básicas

 

Es posible que los más novatos en la cocina se encuentren con libros de recetas muy sencillas, pero en las que se dan por hecho conceptos difíciles de llevar a cabo sin una explicación previa.

4.2 Tipos de cocción elementales

  • Hervir o cocer consiste en introducir un alimento en abundante líquido, ya sea agua, caldo, vino… Hay que contar el tiempo de cocción desde que el agua está hirviendo. También se puede hacer una cocción al vapor en un recipiente con orificios.
  • Freír es el método que cocina los alimentos en aceite, teniendo en cuenta que el punto más aconsejable para freír es cuando el aceite empieza a humear. Si no se utiliza mucha grasa se considera una cocción a la plancha.
  •  Asar es el método  de cocinar a altas temperaturas y con un tiempo de cocción lento que puede realizarse al horno o en brasas

4.3 Otros términos básicos

Saltear, pochar, reducir, rehogar, cortar en Juliana… Todos ellos son conceptos básicos de la cocina pero que puede que suenan a “chino” a todo aquel que se mete entre fogones por primera vez. Conviene saber que:

  • Saltear o sofreír consiste en cocinar con poco aceite y a fuego medio alto, removiendo bien. Suele ser muy habitual para hacer sofritos de ajo, cebolla y zanahoria.
  • Por su parte, pochar o rehogar tienen un significado muy similar y consiste en cocinar a fuego lento, dejando que el alimento vaya tomando color poco a poco. Es una técnica muy utilizada, por ejemplo, para hacer que la cebolla suavice su sabor.
  •  En cuanto al corte de las verduras, hay que tener en cuenta que el estilo Juliana es aquel que corta en forma de tiras finas y largas.

4.4 ¿Y para rebozar…?

Existen algunas recetas que implican una elaboración previa, como enharinar un alimento, rebozarlo o empanarlo.

Para que salgan bien a la primera hay que tener en cuenta algunos trucos, como que es importante no dejar reposar el alimento sobre la harina, ya que podría impregnarse más del doble de lo necesario.

Por su parte, en el rebozado el alimento se pasa, además de por harina, por huevo batido, mientras que en el empanado hay un tercer paso que recubre el alimento de pan rallado.

Para hacer más sofisticado este empanado se pueden añadir finas hierbas, ajo en polvo o incluso frutos secos triturados.

 

Si quieres profundizar más, consulta este glosario de técnicas, haz clic aquí

¿Qué hay que hacer en esta receta?

A continuación te presentamos una receta muy simple. Completa con las técnicas y los utensilios necesarios en cada caso.

Se dos zanahorias, dos puerros y tres calabacines y se todo durante unos quince minutos en agua con sal (cuatro minutos si es en ). Después, se trituran las verduras con la y se echa un chorrito de nata de cocina para espesar. También se pueden echar dos quesitos.

5. Prepararse para cocinar

Antes de ponerse a cocinar hay que tener en cuenta una serie de consideraciones para que todo se desarrolle correctamente y no tengamos problemas de ningún tipo. Enumeramos algunas de ellas:

  • El orden y la limpieza en la cocina son fundamentales. Mientras cocinemos, a medida que vayamos utilizando recipientes, utensilios, etc. es recomendable ir recogiendo y limpiando lo que ya no vayamos a usar. Podemos dejar todo en el fregadero para que después sea más fácil organizar y limpiar la cocina.
  • Con el objetivo de seguir con el primer punto y mantener todo limpio, utilizaremos un delantal y trapos de cocina.

  • Cuando vayamos a cocinar verduras u hortalizas es muy importante lavarlas bien con agua fría, con el objetivo de eliminar cualquier tipo de sustancia tóxica (en las huertas, para proteger los productos de los insectos, se suelen emplear productos peligrosos para la salud humana).
  • Es recomendable utilizar aceita de oliva a la hora de cocinar, principalmente por dos motivos: aguanta altas temperaturas sin descomponerse y es muy saludable.
  • Eso sí, hay que tener siempre cuidado con el aceite muy caliente, ya que es peligroso. Para evitar quemaduras importantes es fundamental que los mangos de las sartenes y cazuelas no sobresalgan de la zona de fuegos o placas.

  • Si utilizamos utensilios que necesiten electricidad, como por ejemplo una batidora, debemos desenchufarlos antes de manipularlos y/o limpiarlos.
  •  Mucho cuidado con la olla a presión, es imprescindible respetar los tiempos y las instrucciones de uso de la misma con el objetivo de no sufrir percance alguno.

¡Manos a la obra!

Recetas básicas que cualquier cocinillas que se precie conoce.

¿Nos cuentas la receta que más te gusta de tu familia?

Basta con que nos cuentes los ingredientes principales y un recuerdo

La vez que más te gustó, ¿fue en? ¿cuándo?.

Recursos de la red

¿Dónde seguir aprendiendo en la red?

Para seguir aprendiendo...

Como dijimos al principio, la red está llena de recursos pero hemos seleccionado algunos especialmente relevantes tanto por cualidades didácticas y comunicacionales, como ricas y saludables..